Creepypastas Terroríficas

Retrato abstracto

Era un mendigo que vivía en la calle y subsistía a base de limosnas. Yo solía verlo a menudo, merodeando por ahí. A veces cuando podía, le daba una moneda. Antes lo único que hacía era pedir dinero, pero luego se puso a pintar. Acudió al centro de reciclaje y buscó latas viejas con restos de pintura. A lo mejor ahí también consiguió su brocha, porque Dios sabe que no tenía ni para comer.

El caso es que desde entonces comenzó a pintar de todo en lonas viejas, tablas, papel usado… todo lo que pudiera usar para plasmar paisajes, animales callejeros, edificios… y no lo hacía nada mal. De hecho, creo que hubiera podido convertirse en un gran artista si no se hubiera dejado llevar por el vicio.

El tipo vendía sus pinturas por centavos y luego se gastaba todo el dinero en licor. No tenía remedio.

Todo cambió cuando un día, comenzó a ofrecer retratos personalizados. La gente le pagaba y él pintaba sus rostros. Pero aquello no salió tan bien como esperaban, pues a nadie le gustaban aquellos cuadros. Y yo no entendía por qué.

Fui con una de mis vecinas a las que el mendigo les había hecho retratos y le pedí que me dejara ver el suyo. Aceptó, con mucha incomodidad. Era bellísimo, una auténtica obra de arte.

—Es precio —dije con confusión, ¿por qué ocultar algo así?—, bastante realista.

Aquello fue suficiente para disgustarla y que me echara de su casa. No me importó. Fui a buscar al mendigo para que me hiciera uno a mí. La pagué un par de dólares y me dijo que lo tendría terminado al siguiente día.

En el plazo acordado, fui a buscarlo a su puesto callejero solo para darme cuenta de que no había nadie. Eso me habría enfurecido, de no ser porque encontré un lienzo cuidadosamente cubierto, que tenía mi nombre en él. Encima había solamente una nota que ponía “Buena suerte”. Mi retrato.

Lo destapé y el horror me recorrió el cuerpo entero. Aquel no podía ser mi rostro.

Me había deformado completamente, a tal grado que me dolía mirarme en aquella pintura. Los insectos trepaban por mi rostro y los cuervos se alimentaban de mi carne. Había pintado el retrato de un cadáver. De mi cadáver.

Me había quedado en tal shock, que cuando escuché una voz a mis espaldas, me sobresalté.

—Hey, que buen retrato —dijo mi vecino, mirando la pintura con admiración—, yo también quiero uno.

Lo miré y tuve que contener un grito de terror. Estaba completamente deforme, y cuervos e insectos se comían la carne putrefacta de su cara. Se veía igual que yo. Ahora todo lo que veo es terrible y espantoso. Todos a mi alrededor parecen estar muriendo. Desde ese día nada ha ido bien, ahora comprendo porque a nadie le gustaban los retratos de ese hombre.

Lo peor es que todos mis amigos dicen que quieren hacerse uno. Y yo no sé como convencerlos de que no lo hagan.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (13 votos, Calificación: 6,23 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS DE TERROR

RSS Leyendas de Terror y Urbanas

  • La casa en el bosque
    Muchas personas que viven en las cercanías de la Sierra de Sintra, en Portugal, cuentan esta leyenda a sus hijos para que sean precavidos cuando salen de casa, pues nunca saben con lo que se pueden encontrar en las afueras. Dicen que en el bosque que rodea a esta localidad, existe una casa abandonada y en […]
    Erika GC
  • El colegio maldito
    Esta es una de las leyendas urbanas más populares de Latinoamérica, aunque nadie sabe con exactitud en donde fue que se originó. La historia comienza en un pueblo pequeño, el típico lugar en donde todos los habitantes se conocen y que no cuenta con grandes atracciones. Este poblado poseía unas cuantas casas, además de un […]
    Erika GC
  • El callejón del muerto
    La ciudad de Puebla en México, es una de las urbes más encantadas del país, con su centro histórico lleno de leyendas y las calles por las que nadie se atreve a deambular de noche. Es una de estas calles precisamente, angosta y fría, la protagonista de una de las leyendas más aterradoras del lugar: […]
    Erika GC
  • La niña desaparecida
    En nuestro mundo ocurren a menudo fenómenos inexplicables y hechos insólitos, que de vez en cuando pueden originar los mitos urbanos más escalofriantes. La leyenda corta que estás por conocer a continuación, es una de las más populares y extrañas que se han pasado de generación en generación. Quienes lograron escucharla de fuentes fiables, aseguran […]
    Erika GC
  • El sillón del diablo
    Andrés de Proaza era un médico que vivió en la España del siglo XVI, cuando muchos inocentes eran juzgados por brujería y torturados hasta la muerte por la Inquisición. Aquellos eran tiempos oscuros y muy turbulentos. Desde niño, Andrés había tenido fascinación por la anatomía humana. Ansiaba convertirse en un gran médico y hacer fortuna […]
    Erika GC

Fans que Enviaron sus Cuentos

¿Quieres aparecer aquí? Simplemente envía tus cuentos de terror a nuestro email y si eres perserverante, luego de un tiempo aparecerás.
  • Erika GC (231)
  • Eceba (107)
  • Pedro Luna Creo (43)
  • Carlos Ardavil barron (23)
  • beatriz llerena (22)
  • Mega (18)
  • Floribeth (17)
  • Nikky Gomez x3. (17)
  • Dana (16)
  • Ian Luciano (15)
  • Jonathan Moreno (13)
  • Hakeil Dhles (13)
  • Cony Vanessa (11)
  • Chava TaGU (11)
  • Anónimo (10)
  • Leunam Serrot (10)
  • JEAN PAUL ALEXANDER GUEVARA (9)
  • Alice Kuran (9)
  • Style (9)
  • Catt (9)
  • Heber Alturria (9)
  • kendall fuentes (8)
  • Mily S (8)
  • J.A. Camacho (8)
  • Leonardo (7)
  • Diego Judio (7)
  • Kaar Stark (6)
  • Miguel Angel Hernandez (6)
  • Wagner Geldres (5)
  • Canal Prohibido (3)