Sueños de Tortura

Publicado por JEAN PAUL ALEXANDER GUEVARA

Cuento enviado por: Jean Alexander Guevara desde Venezuela (fan del blog)

“Este historia es basada en hechos que me pasaron una vez en mi antiguo apartamento en la ciudad de Maracay – Edo. Aragua en Venezuela ATTE. Jean Paul Alexander Guevara ”

Era una noche como cualquier otra, llegue cansado de un día largo de jornada laboral, iba caminando por el centro en plena calle entre Av Bolivar con Libertad bajando hacía la constitución donde queda el conjunto residencial donde vivía, eran las 9:30PM las calles a esas horas en Venezuela están totalmente solas por la inseguridad, cruzando una cuadra sentí un frío en la espalda, específicamente en el área del cuello, por la hora pensé que tan solo era una brisa pero a medida que iba caminando el frió seguía aumentando, hasta qué sentí un susurro desgarrador que claramente decía ¡Corre! hizo que me erizara por completo en ese instante sentí que el frío desapareció hice caso omiso porqué pensé que era mi mente que me jugo una broma por el cansancio, pero luego al rato me empezó a pesar demasiado la espalda como si cargara un costal con mil víveres así que decidí acelerar el paso para terminar de llegar al apartamento y echarme ungüento pensé “Debe de ser el cansancio” .

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

En cuanto llegue al apartamento me prepare una taza de té verde para relajarme me eche el ungüento y me senté en el mueble de la sala a tomarme el té y vi una sombra qué paso veloz hacía mi habitación quede perplejo, limpie mis ojos y de la impresión corrí hacia el cuarto cuando me asome había algo parado en la esquina, mis ojos no podían creer lo que veía, en un pestañeo desapareció ante mis ojos así que me limpie los ojos, fui a bañarme para luego acostarme a dormir, en ese tiempo dormíamos mis dos hermanos Jean Pier y Frederich y yo en la misma habitación, cuando cierro mis ojos para dormir, sentí un sonido de un gruñido qué a su vez sonara como si un liquido gorgoteara, en ese instante sentí que mi cuerpo no podía moverse y no podía abrir mis ojos, sentí como si alguien o algo estuviera privando de hacer cualquier movimiento incluso el gritar y abrir los ojos, sentía un frió por todo el cuerpo, las muñecas me dolían cada vez más, sentía una respiración en mi rostro, el olor era de azufre no pude resistir, hasta qué pude abrir los ojos y de mi boca salio un grito pidiendo ayuda, mi hermano Jean Pier se despertó asustado y me dijo “Tranquilo fue solo una pesadilla” de mi boca solo pudo salir “Se sintió demasiado real” mi hermano me dijo “cálmate y duérmete eso es qué estas cansado” hice caso y me dormí.

Fueron pasando los días y cada noche se volvía peor hasta qué una madrugada, literalmente sentí como si me jalaran de mi propio cuerpo, la misma sombra me tomo y me puso sobre el cuerpo de mi hermano Jean Pier y pedí a gritos ¡Ayuda, ayuda!, podía ver mi cuerpo en la cama y a mis hermanos durmiendo y la sombra me jalaba fuerte hacía atrás se escucha el mismo sonido de gruñidos y gorgoteos, el mismo olor a azufre, mi corazón latía a 1000, por un momento pensé que iba a morir así que empece a gritar y pude ver como mi hermano Jean Pier abrió los ojos y se me quedo viendo fijo, vi como instantáneamente del susto empezó a mover mi cuerpo y de inmediato sentí como regresaba a mi cuerpo, fue como despertar pero todo fue real, ya que mi hermano asustado me dijo: “¡Hermano, Despierta! pude verte encima de mi levitando y pidiendo ayuda” lo mire asustado y le pregunte: “Hermano ¿fue real? le dije sin oportunidad de contesta alguna: ¡A la pinga vamos acompáñame a la sala!

Fuimos a la sala para tomar un respiro y explicarle todo a mi hermano y vimos los dos juntos como la sombra estaba de pie entre la puerta de entrada y como entro hacía la cocina, mi hermano y yo nos quedamos perplejos ante la sombra que vimos, sin lugar a duda era una entidad malvada nos acercamos y desapareció.

Luego los sueños pasaron de ser por así decirlo “astrales” a físico, aparecían marcas en mi cuerpo, arañazos y de hecho una vez una mordida, los objetos de las habitaciones se movían, constantes sonidos desgarradores en la noche, la habitación se tornaba fría cada vez que sentíamos a la entidad cerca, la agresión del ente se torno hacía mi familia, empezó a jugar con nuestras mentes la entidad tomaba la forma de mi hermano Jean Pier o a veces en mi, otras veces en mi hermano Frederich como para decirnos qué podía tomar a cualquiera desprevenidos, a veces le aparecía a mis hermanos o de pronto a mi persona, luego de ver la gravedad del asunto decidimos llamar a un santero el cual se encarga de hablar con espíritus, exorcizarlos y de liberar o lanzar maldiciones, etc, etc, etc.

Ese día en plena tarde a las 2:30pm llego el santero con su ropa totalmente blanca, pulseras y collares de colores que representa a cada santo y varios bolsos donde habían envases llenos de sangre de gallo, piedras, miel, coco y muchas cosas qué se usan para estos tipos de rituales y exorcismos, me recuerdo qué lo nombraban con su apellido Estrada, apenas piso el apartamento dijo que la entidad era un demonio y qué ha estado agarrando fuerzas de mí, de mí estrés y el miedo de mi familia ocasionado por el mismo ente, luego empezó a realizar la limpieza y me puso dentro de un circulo de sal, unto miel en mi frente y coloco sal en mi rostro y luego hizo una cruz de sangre de gallo en el suelo, el santero explico qué la entidad se apego a mi, que yo la traje y luego colo una cruz en mi pecho de miel, fue de puerta en puerta y coloco cruces en todas las puertas con sangre y luego empezaron a salir objetos disparados hacía el santero apenas empezó hablar en africano (idioma de la santería) la situación se torno más agresiva en cuanto termino la frase el apartamento se sintió sereno y la luz qué empezó a entrar desde la ventana era increíble como si fuese el mediodía.

Pero…

A los dos días estábamos todos durmiendo eran las 2:49am y las ventanas se abrieron de golpe el sonido ensordecedor nos asusto las cruces de sangre se empezaron a cuartear, las puertas empezaron a rechinar y las camas empezaron a temblar, mis hermanos y yo asustados decidimos levantarnos e ir a la sala pero la entidad estaba parada en la puerta el olor a azufre entro en la nariz la entidad en forma de sombra negra como un vacío, se encorvo gruñendo como queriendo no dejarnos huir, mi hermano Jean Pier se levanto y le lanzo el primer objeto que consiguió a la mano y desapareció, todos nos fuimos a dormir porque estábamos cansados.

Luego en la noche siguiente yo estaba solo en la habitación mis hermanos se fueron a un cumpleaños y yo decidí quedarme porque tenía examen en la mañana y luego ir al trabajo, apenas cerré los ojos, la entidad apareció enfrente de mí, se acerco y empezó a echar un grito qué me dejo los oídos tapados, al instante pude sentir como mi corazón se aceleraba, no pude dejar de ver a la entidad, esta empezó atacarme y decidí que era hora de enfrentarme a ella, me levante de inmediato y empece a dar talonazos en el piso y le dije a la entidad ¡Deja el fastidio, anda a otro lado, no te tengo miedo y si sigues apareciendo en mi hogar te voy a sacar a patadas, DÉJAME DORMIR! la entidad grito, gruño y desapareció.

La entidad dejo de hacernos daño físico y nos dejaba dormir pero hasta el sol del día de hoy el demonio sigue apareciendo en el apartamento según los dueños actuales del apartamento, nosotros nos mudamos a un lugar más calmado sin espíritus ni demonios.

Aprendí varias lecciones, cuando algo te aceche no tengas miedo, enfrenta tus males desde demonios hasta las dificultades de la vida porque el miedo a veces nos nubla de nosotros mismos, cada uno es fuerte, cada quien elije que tan fuerte es nuestro corazón y alma, por ultimo los demonios buscaran siempre estar al acecho buscando nuestros temores y debilidades.

¡Ten ojos en la oscuridad, porque la noche siempre es joven para los muertos!

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (65 votos, Calificación: 9,14 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por JEAN PAUL ALEXANDER GUEVARA

Te Recomendamos: