Terror en el Camino

Publicado por Renzo Araya

Era una noche tranquila, en el cielo no había ni una sola nube sólo las infinitas estrellas que en esa noche su brillo era inusualmente intenso, igualmente la luna. Yo iba escuchando “Entre Caníbales” de Soda Estero por la radio del camión. Me dirigía hacia Presidencia Roque Sáenz Peña en la provincia Chaco por la ruta 16, llevaba un cargamento de yerba.

Había conducido por horas puesto que salí de Posadas en Misiones. Cerca de la media noche pare a un costado de la carretera para orinar y estirar las piernas. Cuando iba a subirme al camión escuche un ruido que venía del monte, rápidamente saque una escopeta que llevaba en el camión y fui a ver que era lo que hacia ese ruido, me pareció escuchar los gritos de una mujer a unos cuarenta metros. Cuando llegue al lugar de donde provenían los gritos lo que vi me aterroriza. Un hombre vestido de camionero estaba asesinando a una adolescente de unos diecisiete años. Le apunté en la cabeza al desgracio y dispare. El disparo fue certero. La mujer estaba muerta no había nada que hacer para ayudarla. Me dirigí al camión y seguí con mi viaje.

Habían pasado un par de horas. Al costado del camino estaba un hombre parado haciendo dedo para que alguien lo levantara, yo seguí adelante. Cuando mire por el retrovisor me di cuenta de que era el mismo hombre de antes.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

En ese momento no lo pensé mucho y pisé el acelerador a fondo.

Iba a 200km/h cuando un pájaro impactó contra el parabrisas haciendo que perdiera el control y volcará. Logré salir del camión por la puerta. Con la cara ensangrentada me arrastre hacia un costado de la ruta y pedí ayuda con mi celular que apenas resistió el impacto.

Escuché unos pasos que venían del monte. Llorando del miedo volví al camión volcado y saque de el la escopeta. Con apenas una bala me dispuse a matar a la vestía que se acercaba. Como si estuviera loco un hombre sale del de entre los arbustos gritando con un cuchillo en la mano y con un agujero en la cabeza que dejabas ver su cerebro.

– ¡Te mataré! – Dijo el lunático con espuma saliendo de su boca.

Traté de sacarlo de encima de mí tratando que el cuchillo no me lastimara.

– ¡¡Haaaa!! – grité cuando el cuchillo me atravesó en brazo izquierdo.

Logré sacarme de el y tomar el arma que yacía en el piso. Antes de que se abalanzara sobre mi logre darle un disparo certero en el pecho justo en el corazón, dejando un hueco vacío donde se suponía que estaban los órganos más importantes para una persona.

– Me desangro lentamente – decía al mismo tiempo que escribía lo acontecido en un blog de notas que tenía en la cabina – No se cuanto tiempo me quede… sólo díganle a mis hijos y a mi esposa que los amo y… que me perdonen por no volver a casa esta semana.

La policía lo encontró unos días después. Estaba el camión volcado el chófer estaba en el piso al lado del vehículo en estado de putrefacción. A unos metros de el estaba una escopeta en un charco de sangre pero no había rastro de otra persona.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (7 votos, Calificación: 7,57 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Renzo Araya

Loading...