Trascendencia Humana

Publicado por Un Fan del Blog

Cuento enviado por Caste (fan del blog)

Alex era un joven de un aproximado a los 27 años. Vivía solo en un buen apartamento ubicado en el centro de la ciudad lejos de su familia, dicho alejamiento de la misma se debía a un intento de emprendimiento, el cual empezaba a surgir efecto.  Se graduó como ingeniero en sistemas y trabajaba en el departamento de automatización en una empresa muy reconocida. Tenia un buen sueldo. Este hombre poseía pocos amigos y su actividad sexual era casi nula. No creía en la existencia de un posible Dios, ni en un posible cielo o infierno, solo conocía y creía en la vida. Todo iba bien, su vida era rutinaria y aburrida, pero para el era lo suficientemente tranquila. Lamentablemente dicha tranquilidad duró poco.

principal
Una noche, en uno de sus regresos a casa luego de una visita familiar en otro estado de su país, sufrió un trágico accidente que le costó la vida.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

unnamed (9)

​ Alex se quedó dormido en la autopista mientras conducía a una velocidad de 140 km/h, lo sorprendió una curva, el instinto le hizo despertar pero ya era demasiado tarde, giro el volante lo mas rápido que pudo para evitar pasar al canal contrario, pero dicho movimiento y a tan alta velocidad, hicieron que el vehículo diera vueltas, dándose varios golpes fuertes en la cabeza, dejándole en un estado entre la vida y la muerte.

8392873

Fue llevado rápidamente al hospital. En la ambulancia mostraba pequeñas señales de vida. Se tenían esperanzas de que viviera. Pero al llegar al hospital y aplicarle varias técnicas para aumentar su ritmo cardíaco, las cuales fueron en vano, ya era demasiado tarde, Alex murió. Los doctores lo desconectaron, taparon su rostro ensangrentado y soltaron todas sus herramientas para salir de la habitación dejando solo a lo que ya era el cadáver de Alex. Habrán transcurrido aproximadamente 15 minutos mientras los doctores trataban de ponerse en contacto con los familiares de Alex, cuando de pronto un grito que estremesió a todo el hospital se hizo oír desde la habitación de Alex.

Al llegar todos a la habitación, vieron a Alex acostado, con el rostro descubierto, la cabeza aun manchada de sangre, con los brazos alzados y los ojos bien abiertos mirando el techo, como si estuviese viendo a alguien, su grito escalofriante se repetía una y otra vez. Rápidamente los doctores lograron calmarlo y con ayuda de sedantes lograron tranquilizarle y hacer que cayera en un sueño profundo. Fue conectado nuevamente a todo instrumento medico, su ritmo cardíaco estaba perfecto, su respiración, ¡TODO! …¡¡LOS DOCTORES NO PODIAN CREERLO, ALEX HABIA VUELTO A LA VIDA!!.

Pero la alegría duró poco tiempo. Al pasar los días, Alex dejaba de ser el mismo, se sumergía cada vez mas en la locura, hablaba incoherencias, e incluso intentaba agredir a los enfermeros. Dicho comportamiento evitó que continuara su tratamiento en el hospital, por ende, fue trasladado a un asilo, en donde resiviría mejor tratamiento para la situación que estaba presentando.

10-dia-diem-rung-ron-nhat-the-gioi-5

En el asilo le iba mejor, ya establecía conversaciones normales, pensaba de manera razonable, aunque no dejaba de gritar descontroladamente algunas veces y decir que veía a un ser horrible y maligno que quería llevarse su alma, pero esto ocurría en  lapsos de tiempos muy distanciados.  Un día, como cualquier otro, un compañero de trabajo de Alex, de nombre Isaac, del departamento de automatización de la empresa en la que trabajaban juntos, enterado de lo ocurrido a su compañero y de la ubicación del asilo, decidió ir a visitarle.

Isaac le pidió a Alex que le contase todo, pero Alex se negaba, ya que se hallaba en su mejor momento de la recuperación y recordar todo aquello podría sumergirle de nuevo a lo terrible. Pero Isaac insistía, e incluso prometió ayudarle, pero Alex seguía rehusándose  a esto. Isaac, como si no le quedase ninguna alternativa, le dijo que él sabía lo que Alex veía, aquella criatura monstruosa la cual nadie creía, aquella causante de sus gritos y tormentos . “Puedes contarme todo, te creo” – dijo Isaac.

Alex no podía creerlo, al fin había conseguido a alguien que entendiera su terrible situación, tal vez alguien del asilo le haya contado dicha situación a Isaac al llegar, pero a Alex no le importaba, solo quería que le comprendieran, así que decidió contarle:

-Isaac, he visto la muerte, no sé por dónde empezar, según los testigos, morí en el hospital por deficiencia cardíaca a raíz del accidente. Pero no fue así, yo solo morí en el mundo físico, morí para todos ustedes, pero en realidad, yo seguía viviendo, pero no aquí en este mundo. Desperté en el rincón de una habitación pequeña, hacía calor, estaba muy caliente, emergía un vapor de todos lados, las paredes parecían estar echas con piel humana, las cuales desprendían un fétido olor, todo era color rojizo. En una esquina se hallaba una cama sucia y moscas volaban sobre ella, había sangre seca en las sabanas.

Pero esto no es todo Isaac, he aquí lo más horrible, al lado de la cama, atado a una silla con gruesas cadenas, yacía una terrible criatura, era alta y de brazos largos, estaba totalmente desollada, no poseía piel alguna, emitía un ruido extraño, pero lo más raro era su cabeza, tenía algo cuadrado en ella, que le ocultaba el rostro, con un orificio y un largo tentáculo salía de allí, en realidad, no deseaba imaginarme ese rostro si ese monstruo llegase a quitarse esa caja.

No sé cómo, pero la criatura logro verme, a pesar de que la caja ocultaba su rostro, de alguna manera supo que yo estaba allí, desde ese momento empezó a moverse de manera violenta deseando romper las cadenas para ir hacia mí, emitía un rugido demoníaco al intentar zafarse sin lograrlo. A mi lado se encontraba una puerta de madera, no tenia alternativa, de alguna manera u otra necesitaba salir de allí antes de que ese monstruo se soltara. La puerta estaba cerrada, el pomo no giraba por completo, no podía salir y la bestia seguía esforzándose por quitarse las cadenas de encima.

Sentía que tenía poco tiempo, estaba seguro que no faltaba mucho para ser atrapado por ese demonio, me desespere, comencé a gritar, mis gritos se ligaban con los rugidos de ese demonio, creando un escenario bastante perturbador. Comencé a golpear la puerta lo más fuerte que pude con mi cuerpo, tantas veces como pude, hasta que al fin logré derribarla después de varios impactos. Lo último que recuerdo después de atravesar la puerta fue una fuerte luz blanca y  una gran mano desollada que me sujeto el brazo mientras salía de la habitación.

10334306_10152615887604589_2545585562040788497_n

-En ese momento volví a la vida -Continuó Alex- Reviví en el hospital, gritando, como si aun intentara huir de ese monstruo. Y pues, amigo mío, esa es la criatura que veo, de la cual sigo huyendo, quiere agredirme, es real, confío en mi testimonio,  ya no sé qué hacer, tengo miedo Isaac.

-Dios no se apiadó de tu alma Alex –Respondió Isaac -Fuiste directo al infierno, y has logrado escapar de él, pero te has traído algo contigo, ese demonio atravesó la puerta junto a ti, y no te dejara en paz hasta que logre llevarte de nuevo a donde perteneces, al otro mundo en donde  has visto lo peor.

-¿Pero que puedo hacer?  ¿Como me quito a este demonio de encima? Debe existir alguna forma …¡Ayúdame Isaac, no aguanto más!
-Existe solo una manera, y es regresándolo al lugar de donde te lo has traído, pero ahora debes ser fuerte y resistir, debes terminar tu tratamiento aquí, cuando estés listo y salgas del asilo, ve a mi casa, es aquí –le dio una tarjeta con la dirección, aquella tarjeta ponía que dicho hombre era un experto espiritista.

Un mes fue suficiente para que Alex lograra salir del asilo, no dejo pasar muchos días y lo mas pronto que pudo se dirigió a la casa de Isaac. Al llegar, notó que el exterior de la casa estaba repleto de objetos para la protección de ataques espirituales y todas esas cosas extrañas que Alex aun desconocía.

unnamed (8)

-Bien amigo, aquí me tienes, ahora dime cual es el procedimiento, la presencia de la criatura aumenta cada vez más, no lo soporto –Dijo Alex.

-No es fácil, todo queda a tu disposición, yo solo conozco el método, pero esto puede hacerse en cualquier momento, no conozco ningún médico que quiera colaborar en esto, pero…

-Habla de una vez, solo dime que debo hacer.

-Debes morir Alex,  dejar la criatura en el otro mundo, y si es posible, volver a la vida, cosa que no es garantizada. Ese demonio te atrapo el brazo, dicho contacto físico basto para traerlo al mundo real, ahora debes dejarlo y regresar solo, o mejor dicho, revivir.

hombre estres

Alex llevó sus manos a su rostro, sus lágrimas cayeron por sus mejillas, no podía creerlo, no esperaba que la solución fuese de esa manera, pero se lleno de valor, se quitó las manos de su rostro mojado de lágrimas, y dijo:

-¡Hagámoslo!, devolveré a ese maldito demonio a donde pertenece, y atravesare la puerta solo, y vendré de nuevo, lo prometo, conozco el lugar, así que no tendré problemas.

-Recuerda que si la criatura te atrapa, no podrás volver, se cerraran todas las oportunidades que tienes para volver a la vida, y tu alma se quedara en el infierno por siempre.

-Tranquilo Isaac, volveré, pero ¿como podría morir sin sufrir tanto?

-Con una fuerte dosis de cloroformo, tranquilo, yo me encargare de eso, ven mañana por la mañana, tengamos fe de que todo saldrá bien. –Dijo Isaac, en un tono de voz bastante triste y preocupado.

Alex no durmió esa noche, sabía que el maldito demonio aparecería en cualquier momento, e incluso, llego a pensar la negación de morir para luego revivir, pero inmediatamente llegaba otro pensamiento que le decía que debía hacerlo, no podía vivir el resto de su vida perseguido por esa criatura, y temía tener que volver a ser internado.

Llego el día, se reunieron por la mañana en casa de Isaac, solo estaban ellos dos, Isaac le hizo una última pregunta:

-¿Estás seguro?

-Si

Alex ingirió una Dosis letal de cloroformo, aproximadamente 400 ml, el cual le causo fuertes dolores estomacales, debilidad física, mareos y vómitos. Al llegar al punto máximo del efecto del cloroformo, Alex murió.

Isaac acostó el cuerpo en el sofá, sabía que debía esperar, no sabría cuanto tiempo, pero no soportaba la idea de verlo muerto, así que decidió salir de la casa para tomar aire y volver en una hora, esperando encontrar a su amigo vivo al regresar.

Luego de haber pasado el tiempo, Isaac decidió volver, estaba asustado, tenía miedo de no encontrarlo con vida, y así fue. Al entrar a la casa, Alex seguía muerto, acostado en el sofá en la misma posición en la que lo había dejado, nada había cambiado, Isaac pensó que debía esperar más, y así lo hizo.

El cadáver comenzó a hincharse, el color de los tejidos de la piel comenzaron a cambiar, y un olor fétido impregnó toda la casa, no había duda de que el cadáver había comenzado el proceso de descomposición. Isaac, sin soportar la culpabilidad que empezaba a caerle encima, deicidió deshacerse del cadáver. –”Alex no lo había logrado, el demonio lo capturó, y su alma perdura en el infierno para siempre”. –Pensó Isaac.

El cadáver de Alex fue enterrado a las afueras de la ciudad, en un bosque pantanoso en el que pudo hacer un hueco y enterrar el cuerpo, no muchos metros bajo tierra. Isaac no podía creer lo que había hecho, acababa de ayudar a matar a su amigo, al pasar el tiempo la locura se iba apoderando de él poco a poco, debido a lo que había hecho, sin duda alguna, pasarían varios años para que Isaac logre olvidar lo que había hecho.
4000eee0-22d2-416e-b9b6-58512901a223_W_00600 C92

​          Días después, el cadáver de Alex fue encontrado, debido a que un par de excursionistas vio una mano que sobresalía del barro al pasar por esa zona.

15456_1_other_wallpapers_zombies_zombie_hand

Lo mas curioso es lo que la autopsia reveló. Según la autopsia, lamentablemente Alex murió por asfixia bajo tierra, en un intento fallido al intentar escapar de aquel entierro.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (36 votos, resultado: 9,14 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Te Recomendamos: