Turno de noche

Publicado por Erika GC

Trabajar en una estación de gasolina en medio de la carretera tenía sus desventajas. La primera, era la obligación de permanecer en la tienda de abarrotes adjunta a altas horas de la madrugada, cuando el resto de los empleados se habían ido y afuera estaba más oscuro que nunca. Si algún camionero o viajero llegaba en medio de la noche, siempre podía despacharse solo y llenar el tanque.

Pero si les apetecía un café o un bocadillo, David tenía que estar ahí para cobrar. De modo que, aburrido, se limitó a jugar en la computadora detrás del mostrador.

La verdad es que era raro que alguien entrara en la tienda a esas horas.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Fue por eso que se sorprendió mucho, cuando alzó la mirada y vio a una extraña mujer de edad avanzada mirándolo desde la puerta. La aludida llevaba guantes, una bufanda en torno al cuello, un sombrero en la cabeza y enormes lentes oscuros que impedían ver sus ojos. Más allá de su inapropiada indumentaria, David sintió que había algo en ella que le daba muy mala espina.

—Disculpa, joven —le dijo ella con voz muy extraña—, necesito que alguien cargue gasolina en mi auto.

—Lo siento, señora. Por políticas de la empresa no se me permite abandonar la tienda. Pero las mangueras están a un lado de los despachadores, usted misma puede atenderse. Si quiere, aquí mismo le explicó como.

Pero la mujer hizo una mueca de desagrado y volvió a salir. Afuera estaba tan oscuro, que David no pudo ver si estaba cargando gasolina, pero esperaba que así fuera para que se marchara pronto.

Diez minutos después, la mujer volvió a entrar, para su decepción.

—Joven, iba a usar el baño de al lado pero no hay papel. ¿Puede salir a poner un rollo?

—Si gusta, le doy este —le extendió el papel higiénico.

La mujer se lo arrebató de mala gana y salió. Un rato después volvió y lo miró, a través de sus gafas, penetrantemente. David comenzaba a ponerse incómodo. A lo largo de una hora, la desconocida inventó todo tipo de excusas para que la acompañara fuera de la tienda, pero él, asustado y haciendo caso de un fuerte instinto, siempre le respondía que su lugar estaba tras del mostrador y que desobedecer las políticas de la tienda podía costarle su empleo.

Finalmente, la señora se hartó de aquello y se marchó, para alivio del muchacho.

Por la mañana, cuando el sol salió y David por fin pudo marcharse a casa, se dirigió a su auto y encontró algo que le heló la sangre.

Sobre el capo del vehículo había unos guantes, una bufanda, un sombrero, unas gafas de sol y una peluca rubia.

Los mismos que aquella tenebrosa mujer llevaba horas atrás.

Esta historia fue posteada hace tiempo en un foro de Internet. El protagonista nunca supo quien era aquella mujer y por qué quería que saliera de la tienda. Pero hoy en día, aunque le aterra recordar la experiencia, se siente contento de haber escuchado a su sexto sentido.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (51 votos, Calificación: 8,04 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Loading...