Un Pie en el Limbo

Publicado por JEAN PAUL ALEXANDER GUEVARA

ENVIADO POR: JEAN PAUL ALEXANDER GUEVARA

“Primero que nada disculpen la ausencia debido a distintos problemas personales no pude subir las semanas atrás siquiera un cuento, espero con este traerles una historia que los dejara entre la vida y la muerte”

“En esta historia hablare de lugares, personajes y objetos unicos, cualquier parecido que tenga con algo de la diaria es mera coincidencia”

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Marcus Norris es un detective de un pequeño pueblo llamado RottenGrass en el cual durante toda su vida ha investigado casos de asesinatos y desapariciones, este siempre se ha sentido fascinado por aquellos asesinos que pueden matar sin dejar ninguna evidencia, sangre, uñas o algunos otros residuos que podría dejar una persona en una escena del crimen, también aquellos casos en que desaparecen familias completamente sin dejar ningún rastro de su existencia, esto se debe a que Marcus siempre tiene la necesidad de resolver los distintos enigmas ya que el tiene una regla de vida muy peculiar ¡todo tiene un porque! su ultimo caso fue en una granja en donde toda una familia apareció muerta en el granero, todos mutilados, sin brazos y piernas, charcos de sangre por doquier, los cuerpos palidos y con los ojos volteados a un punto en que no se veían las pupilas, los niños literalmente no tenían corazón, se los arrancaron con instrumentos quirúrgicos muy avanzados, los cortes eran tan perfectos que la sangre de los vasos y venas fluía como si fuese agua de un chorro, este sin pensarlo dos veces busco entre los mismos cuerpos en vez de dar vueltas innecesarias por los alrededores y vio que dentro de los cuerpos habían pequeñas fibras de telas que no coincidían con ninguna de las ropas de la familia fallecida, con esas fibras descubrió que el asesino fue un cirujano sádico que le encantaba torturar, mutilar y comer algunas partes de los cuerpos de las personas, cuando este cirujano fue arrestado este le dejo susurró en el oído a Marcus.

-. ¿Nunca has estado en el limbo? te recomiendo que vayas al borde del pueblo e investigues, hay un pequeño castillo ¡allí veras un mundo de muerte! si regresas con vida no seras el mismo, pero resolverás muchos casos que nos has podido resolver la muerte me busca, pronto voy a morir.

Marcus sonrió y le dijo.

-. ¡Al fin alguien me entiende! un buen enigma por resolver, iré solo para callar tus delirios y demostrarte que tan solo eres un asesino.

Marcus tan solo se da vuelta, al principio dijo esas palabras solo para lucir algo enfrente de sus compañeros, pero lamentablemente el no sabe que sus palabras se iban a volver realidad, lo que dijo el asesino no eran tonterías y este vivirá una pesadilla en vida, tan pronto como se fue, llego a la comisaria y tan solo llegar a su despacho pudo ver como llegaron varios policías a su escritorio con casos que empezaron a salir no solo uno o dos casos sino seis y siete casos de desapariciones, personas mutiladas y asesinadas cruelmente, en el lapso de una a tres horas llegaron todos los casos, en cuanto todos estuvieron postrados en su escritorio este vio que en total eran 23 casos, Marcus se queda asombrado y no puede creer que aparecieran tantos casos en tan corto tiempo y en un pueblo tan pequeño como lo es RottenGrass, inmediatamente puso toda su atención en los casos, nombres, apellidos, edades de todos los miembros de las familias asesinadas al pasar las horas a este le llama la atención tres casos, los cuales estaban conectados de forma curiosa con los asesinatos del cirujano, el primero eran dos familias los Kliverton y los Glatson, los miembros de ambas familias eran de padres divorciados con parejas nuevas y con hijos, una de las parejas eran Robert Kliverton y Danessa De Kliverton y la otra pareja Joseph Glatson y Gloria Martinez, las dos parejas tenían tres barones en los Kliverton Argus, Kleff, Ragg y los Glatson Joseph Jr, Adiel y Douglas, lo inusual en este caso es que Gloria no se encontraba casada con Joseph, todos fallecieron decorando la habitación de sangre, cuando Marcus ve la foto que esta en los archivos que tomo el forense de cerca puede percatarse que la mujer tiene un objeto metálico, una especie de aguja en una de las heridas, dicho objeto de metal solo se encontraba en el cuerpo de Gloria dejando en manos a Marcus la única pista sobre el modus operandi de los asesinatos, en eso Jester el forense toca la puerta del despacho y este viene con las manos ensangrentadas con una nota.

*Pum, pum, pum*

El sonido de la puerta resuena por todo el lugar.

Marcus contesta…

-. Pasa Jester esta abierta la puerta.

Se abre la puerta y entra el forense con su cara despavorida y pálida.


-. ¡Detective Norris, encontre esta nota en el cuerpo de Gloria la mujer del caso 0022!

Marcus mira fijamente la nota que tiene en la mano Jester y ve que esta toda ensangrentada pero lo inusual es qué había un alfiler colgando en el papel, este levanta el brazo con la mano abierta para que el forense coloque la nota en ella.

-. Por lo que veo ¿es un alfiler lo que tiene esta nota?.

El forense con una mirada de pronto alumbrada y muy sería le dice.

-. Si, pero no es cualquier alfiler, estaba en un área muy minuciosa que…

Marcus lo interrumpe.


-. Este alfiler coincide con esta foto que tomaste del cuerpo de Gloria en la casa de los Kliverton, es inusual que halla una nota en el cuerpo de esta mujer dirigida hacia algún detective, pero dada a la declaración que hizo el sujeto que arrestamos podría decir que es algún tipo de secta extraña que le gusta jugar con nosotros, específicamente conmigo al descubrir a uno de ellos.

Jester responde con suma sinceridad.

-. Detective, esto no me esta gustando para nada, espero que no se involucre con esto demasiado.

Por ultimo Marcus solo lo mira con una mirada sería y penetrante.

-. Jester, siga buscando evidencias y mas notas en el cuerpo de las victimas, voy a leer esta nota y buscar resolver esto lo más pronto posible, no podemos dejar que los asesinatos se propaguen por todo el pueblo, por favor sal de mi despacho para poder ponerme de lleno con estos expedientes.

El forense con un rostro de preocupación solo asiente y sale del despacho y cierra la puerta con mucho cuidado, en eso Marcus mira la nota detalladamente y a pesar que esta cubierta toda de sangre puede leer un poco de lo que dice.

Dos conejos se encuentran muertos en el borde del cañón, un águila los busca sin cesar, solo un ave de rapiña puede comer de su carne y encontrar su cuerpo, pero sin embargo el águila sigue su búsqueda. ¿Donde, cuando y como estoy?

Marcus aclara su mente con un trago de su botella de whisky que se encuentra en el mini-bar de su despacho y luego analiza esa nota con lo que dijo el asesino sobre el castillo.

-. Un mundo de muerte… conejos muertos… ave de rapiña… y un ¡águila!

El rostro de Marcus brilla y le viene todo a la orden encajando a la perfección, este empieza a pensar con voz susurrante.


-. ¡Ya se! el cementerio que se encuentra en el castillo, allí hay una especie de choza que tiene una puerta que conduce a unos túneles que llevan a varios lugares por debajo del pueblo, la estatua del águila le da la espalda al cementerio y con los conejos se refiere a las tumbas o eso espero, aunque… también puedo ver que el ave de rapiña y el águila puede hacer referencia conmigo y con ellos, es un mensaje con doble sentido pero… ¿porque yo? obviamente voy a tener que ir con mi revolver solo, si les digo a los demás cerraran la investigación por simple miedo y montarán un teatro con la prensa para desviar el caso, los muy cobardes no han investigado este caso por que les da miedo y todos los casos me los dan a mi. La nota esta dirigida a mi, es mi forma de saciar esta sed de conseguir un verdadero reto para mi que soy un detective.

Cierra la carpeta del expediente y los mete en el archivero para luego salir de su despacho, va directamente a su vehículo para dirigirse a su hogar a buscar su pistola 9mm. Marcus llega a su casa y estaciona el auto en la calle del vecino para no despertar a nadie y para que su esposa e hijas no se den cuenta que esta en casa y que va en una misión suicida para salvar a mas vidas inocentes o eso se dice así mismo para que su sed por los retos no sea la única culpable, va al cobertizo abre el botiquín, recoge vendas, alcohol, analgésicos, agujas entre otras medicinas y tres cajas de balas que se encuentran en un armario viejo de madera, una de las cajas es para su Revolver y dos para su 9mm, busca su cuchillo de caza para el combate cuerpo a cuerpo, su linterna y unas dos cajas de baterías, unas raciones de comida, latas de habichuelas y de tomates secos. Marcus se arma hasta los dientes debido a que no sabe cuantos asesinos se encontrara y cuanto tiempo durará en esos tuneles, para no despertar a su familia este se queda a dormir en el cobertizo colocando una colchoneta y su alarma del celular en vibrador para despertarse en la madrugada, llama a su esposa y le dice que se quedara en casa de su compadre Gregor y luego este se acuesta a dormir.

Pasan las horas y este se despierta, tomas las cosas y se dirige al cementerio, este al acercarse al sitio puede ver que su automóvil no puede pasar por la zona así que se baja del auto, enciende su linterna y se dirige lo que falta de camino a píe, una niebla espesa y la oscuridad de la noche ciegan a Marcus, pero este sabe a donde dirigirse debido a que ha estado numerosas veces en el cementerio, al llegar a este ve como unas rejas todas oxidadas por el pasar de los años se encuentra toda doblada como si un camión fuese chocado en ellas, Marcus pasa, saca su cuchillo y empieza a caminar despacio para analizar su entorno, este se encuentra cuatro senderos que cubiertos por la niebla no dejan ver en donde esta la choza, así que este sigue su instinto y memoria para dirigirse por el primer sendero de la izquierda tan solo caminar diez minutos este puede ver la choza a duras penas debido a una pequeña lampara que esta en la puerta de esta y puede ver como unos dos sujetos sospechosos con unas batas que entran a la choza, Marcus sin dudarlo se dirige a la choza para seguir a los sospechosos y al llegar siente como su cuerpo se paraliza, por su mente pasaba las siguientes interrogantes ¿Sera que tengo miedo? ¿Que es esta sensación? Al Marcus ver que tenía miedo este mismo le impulsa y le da una subida de adrenalina que le permite dar un paso adelante y por fin entrar a la choza y al ver adentro no había nada, solo la puerta que lleva a los túneles, este toma un ultimo empujón de valor y al abrir la puerta ve un gran vació sin fondo, de pronto alguien lo empuja al vació.

Marcus abre los ojos y lo primero que se pregunta.

-. ¿Quien me habrá empujado?

Casi de inmediato este ve que se encuentra en la capilla del cementerio con la diferencia que esta lucía abandonada, telarañas por doquier y un olor a humedad que se sentía en el ambiente a tierra mojada y el aire seco que había en el lugar era una sensación a muerte a pesar de estar en un cementerio este sentía qué algo más perverso se sentía en el aire, la capilla siempre ha sido un lugar bien cuidado por los habitantes del pueblo, pero lo más raro es que lo habían lanzado a un especie de vació, ¿no se supone que debería de estar en los túneles? De hecho ¿Para que me trajeron acá no era más fácil asesinarme si es lo que querían? se pregunta mentalmente Marcus, así mismo este decide dirigirse afuera para aclarar sus dudas, cuando era de día pero todo con mucha neblina las tumbas destrozadas como si hubiese pasado un terremoto, al ser un poco de día podía ver todo a su alrededor a pesar de la neblina este dirige su mirada hacia la derecha en dirección donde esta la choza y se encuentra que la choza no esta allí.


-. ¿Que paso con la choza, que es todo esto? bueno lo mejor es dirigirme al pueblo.

Marcus sale del cementerio y ve que todo, incluyendo los arboles se veían pálidos como si no tuvieran vida a pesar de que estos tenían vegetación, este camina hasta llegar en donde dejo el automovil y ve que todo estaba desierto y vio que su auto no estaba.

-. ¿En serio? Un detective que le roban el vehículo, los muchachos de la estación se reiran mucho de esto cuando les cuente.

Este no tiene de otra que ir caminando hacía el pueblo, mientras que este caminaba, este sentía que tenía miradas encima, por cada kilometro que pasaba era más la sensación, al llegar al pueblo ve que todo esta destrozado, literalmente todo era una colisión total, no había ningún alma al menos eso pensaba Marcus, lo primero que hace es ver si algún vehículo enciende para dirigirse a su hogar, este prueba con una harley que estaba aparcada en una gasolinera y enciende, pero… se escucha de pronto un sonido de agua derramándose, una gran cantidad de chorros se oían qué caían en el suelo, un olor a muerte invadió su nariz, su instinto hizo que sacara su cuchillo y su linterna, el sonido proviene de la gasolinera y cada vez sonaba más y más, Marcus entra y lo primero que ve es una especie de criatura de dos brazos largos y unas patas como de saltamontes, dicha criatura tenia unos colmillos ensangrentados, con unos de sus brazos sostenía la cabeza de un joven de la cual se veía como goteaba la sangre al suelo dejando un charco, la criatura hecho un mordisco a la cabeza arrancando la oreja derecha y dejando salir un chorro de sangre al suelo, Marcus entro en pánico, desenfundo su pistola 9mm y apunto a la criatura, sus temblorosas manos hacían que le fuese difícil apuntar, el miedo hacía que a Marcus se le salieran las lagrimas solas y en eso la criatura lanzo la cabeza que tenía en mano contra un estante de víveres y se abalanza contra el detective tratando de morderlo y despedazarlo, en ese preciso instante la reacción de Marcus fue lanzarse hacia la derecha para meterse entre los estantes de comida y usarlos para acorralarse así mismo pero a cambio lograr tener éxito al disparar en contra de la criatura o al menos eso creía, al colocarse en el pasillo y apuntar a la cabeza de la criatura y ver que su vida vale mas que el miedo del momento, el monstruo pega un brinco al techo exactamente en el momento en que este por fin logra disparar.

-. ¿De verdad? ¡Maldita criatura, eres tu o yo!

Marcus obtiene determinación de donde no la tenía y por fin logra reaccionar y hacer que sus manos dejen de temblar, pero es demasiado tarde la criatura pega un brinco y agarra del cuello a Marcus para luego tratar de morder su rostro, gotas de saliva y sangre salpicaban en el rostro del detective, el rugir ensordecedor de la criatura aturdía a Marcus, este teniendo las manos libres usaba una mano para sujetar la cabeza de la criatura y evitar que esta lo mordiera y con la otra apuntaba con el arma, las garras que tenía por manos de la criatura apretaban cada vez más el cuello de Marcus, no lo dejaba respirar haciendo que la sangre se le subiera a la cabeza, el detective desesperado coloca la pistola en la sien del monstruo y disparo, haciendo que este se desplomara contra el suelo dejando escapar un rugido seco dejando libre el cuerpo del detective, el disparo hizo que Marcus tuviera sangre en todo su rostro, su corazón latía mil por segundo, este se levanta y mira a su alrededor apuntando en caso de que hubiese otra cosa de esas en la gasolinera.

Criatura

-. ¿Que son estas criaturas y adonde diablos se fueron las personas?

En eso un foco se encendió en su mente, este corre hacia la calle recordando a su familia.

-. ¡Dios mio! ¡Natalia y las niñas, tengo que ir a casa!

Marcus enciende la Harley y arranca dirigiéndose a casa, lo que no sabía era que en su casa le esperaba una gran sorpresa, un invitado no deseado.

La niebla era cada vez más espesa, solo se oye el eco del motor mientras que esta pasa por las calles del pueblo, en el fondo se escuchan uno que otros objetos moviéndose con el viento seco que sopla, la humedad, el olor a muerte, a sangre que emana de las calles deja sin esperanzas a Marcus a medida que se va acercando a su destino, pensando… Mi familia ¿estará bien? en eso este puede ver su hogar, su auto aparcado en la acera y como la casa, todo estaba destrozado, viejo, con la pintura cayéndose a pedazos, Marcus se alarma y se mentaliza. El asesino esta en casa… el detective saca el arma abre la puerta y ve que todo esta oscuro adentro de su hogar, las cortinas que cubrían la ventana creaban un ambiente tétrico y oscuro a pesar de ser de día. Marcus enciende su linterna y cada paso que da hace que cruja la madera, en eso el sonido de un vaso cayendo y fragmentándose en el suelo se oye desde la cocina, Marcus se prepara con su arma en alto y cuando entra a la cocina se encuentra una gran sorpresa, el asesino que atrapo estaba allí con una sonrisa, el detective levanta su arma apuntando a la cabeza del sujeto.

-. ¡Hola Marcus, al fin llegas! pensé que ibas a tardar más ¡cuanta hostilidad!

Marcus en un ataque de ira.

-. ¿Que hiciste con mi familia? ¡te voy a matar si les hiciste algo maldito maníaco!

El asesino con risas de psicopata y gran descaro le replica a Marcus.

-.¿sera que puedes bajar el arma, aunque me dispares y logres hacer justicia ¿quien te explicará en donde estas?.

En esto Marcus solo baja un poco el arma pero sin dejar de empuñarla, este apaga la linterna para ahorrar baterías.

-. ¡Habla antes de que te reviente la cabeza de puros disparos!

El sujeto cambia su semblante a uno serio y sombrío sin dejar de tener una sonrisa tétrica con sed de sangre.

-. Marcus, yo soy la muerte, estas en el limbo y todo esto no es el pueblo que conoces, tu casa, la comisaria todo es tan solo un reflejo del pueblo e incluso si quieres salir de acá tan solo te encontraras con otros lugares del mundo en igual condiciones ¡Tu familia esta bien, el que no esta bien eres tú!

Marcus le pregunta al asesino.

-. Primero. ¿Eres la muerte? segundo. ¿A que te refieres con que no estoy bien? y por ultimo ¿como salgo de acá?

La presunta muerte le contesta.

-. Antes que nada si, soy la mismísima muerte sea acá o en el otro mundo esta es mi identidad, no estas bien porque por alguna extraña razón en vez de caer en los túneles caíste directo al limbo en cuerpo y alma y por ultimo para salir de acá tienes que pagarme con doblones de oro, lo que mataste en la gasolinera es un sabueso del diablo y en su corazón tiene un doblón hay seis sabuesos, tu derrotaste a uno y tienes que sacarle el doblón de oro del corazón antes de que despierte, por cierto ellos no son las únicas criaturas, existen espíritus errantes que buscaran arrancarte el alma y entrar en tu cuerpo y hay más de ellos con los asesinatos que hubieron en el pueblo realizados por el mismísimo Lucifer así que no la tienes fácil, si Lucifer se entera que estas acá te hará la vida difícil.

El detective sin poder asimilar lo que la muerte le dice, se ríe y queda con muchas más dudas.

-. ¿Tu no asesinaste a esas personas? de verdad no entiendo, me dices que Lucifer fue el asesino pero… ¿como hago para que deje de matar? aun no puedo asimilar todo esto ¿que quiere Lucifer de mi? obviamente debe de saber que estoy acá sino no se hubiese tomado las molestias de traerme hasta acá en vida y… ¿como se donde ubicarte cuando tenga los doblones?

La muerte mira a Marcus y le dice algo sensato.

-. No los asesine, ese no es mi trabajo, me deje atrapar para dejarte el mensaje de que algo raro pasaba, Lucifer tiene controlado a un muchacho por medio de un errante que poseyó a un joven de nacimiento inmigrante de Venezuela con traumas de divorcios llamado Manuel Barrero por eso las peculiaridades de los asesinatos y por eso contacte contigo para que lo atrapas en el otro mundo, jamas pensé que el demente de Lucifer te traería hasta acá dejándonos una opción obvia a sus actos, obviamente Lucifer quiere tu cuerpo, eres un ser inteligente y también audaz el quiere salir del infierno donde esta y para hacerlo quieres que tu llegues hasta donde el esta, si logras salir de acá con los doblones el perderá su oportunidad y obviamente sabrás quien es el asesino tienes que hacer que Manuel trague este liquido para que el errante salga de su cuerpo y el pueda descansar en paz así la tienes difícil acá y afuera cuando regreses, Marcus tienes que apresurarte e ir a por el primer doblón, si no el sabueso despertara y alertara a los demás.

Marcus se hizo a la mente de que tenía que moverse, las otras preguntas se las guardo esperando con firmeza lograr el cometido de salir de ese lugar, sale de la casa para montarse en la moto y regresar a la gasolinera, este va a toda velocidad y toma un atajo para llegar aún más rápido cuando de pronto ve que es un callejón sin salida, tuvo que saltar de la moto ocasionando que esta impactara contra el muro y el saliendo rodando lastimándose una pierna, al tratar de levantarse vio que tenía una mancha de sangre y que dolía demasiado, este saca gasa, alcohol y unas vendas para curarse la herida en eso escucha un sonido como el de un tigre furioso desde arriba del callejón y era un sabueso del diablo que estaba buscando su almuerzo con ansias de devorar lo que sea pero permanecía inmóvil, Marcus aprovecha para terminar de colocarse la venda y sacar el arma con cuidado, recarga el arma y el sonido alerta al sabueso, este mira hacía la dirección de Marcus y ruge, cuando el detective observa eran dos criaturas que estaban en la zona, al parecer el impacto de la moto los atrajo, inmediatamente la adrenalina lleno el cuerpo de Marcus de energía, bombeando la sangre de su cuerpo haciendo que por reflejo apuntara, en eso uno de los Sabuesos corre hacía el, Marcus disparo directamente en la cabeza pero el sabueso seguía corriendo, dos disparos más y este rodó hacía adelante e impacto contra el suelo, pero sin darse cuenta tenía al otro sabueso encima que al oler la sangre de la pierna de Marcus se sentía atraído por su olor apetitoso, el monstruo lo coge de la pierna haciendo que este soltara la pistola e intenta morderle pero Marcus desenfunda el cuchillo de cazador e intenta clavarlo en el cráneo de la criatura, esta con muchas ansias se acerca al rostro de Marcus lo sujeta de tal manera que este no pueda moverse y cuando intenta morderle de nuevo, Marcus usa la pierna de apoyo para alejarle y poder usar el cuchillo, el detective con mucha habilidad deja caer su pierna al mismo tiempo haciendo caer a la criatura directo al cuchillo, el sabueso soltó un lamento ensordecedor y Marcus lo lanzo hacia la izquierda para quitarse a la criatura de encima. Cuando Marcus ve que ambos sabuesos están en el suelo, este aprovecha de abrirles y sacarles el doblón con tan solo sacar los doblones empezó a ver como se cerraban las heridas de los sabuesos, este alertado por eso, se levanta toma los doblones y lanza una sonrisa al aire de victoria, en voz alta para darse apoyo moral asimismo dice lo siguiente…

-. Una victoria garantizada llevo dos y tan solo he recorrido quince cuadras, falta el de la gasolinera, tengo que apresurarme.

Marcus se acerca a la moto a duras penas por el dolor en la pierna e intenta encenderla pero esta se averió con el impacto, para no perder tiempo Marcus sale del callejón y sigue su camino, mientras que caminaba este observaba los hogares de los vecinos y solo le venía a la mente la casa de los Nataniel, los Wilkers y la de Gregor su compadre, haciéndose muchas preguntas, reflexionando todo el tiempo perdido que no uso por andar resolviendo casos y enigmas, su familia, sus amigos y los distintos momentos que no pudo disfrutar por andar atrás de asesinos. Debo salir de esto… se mentaliza Marcus cuando de pronto ve una bici en la casa de Gregor este sonríe y opta por ir a coger la bici le quita la cadena y se va directo a la gasolinera. Marcus llega a su objetivo y al entrar ve que solo hay sangre en el suelo, pero luego le vino a la mente algo ¿Si soy el único con cuerpo y alma quien era la persona que se estaba comiendo el sabueso..? al Marcus asomarse al estante donde la criatura lanzo la cabeza era Richard Cole un oficial del departamento que desapareció y que era sospechoso por asesinato. ¡Por Dios Richard!… vino a la mente de Marcus los momentos que el agente Cole traía café y cupcakes y comían los dos juntos, dejaban siempre para las niñas de Marcus y Natalia, con esto a Marcus se le salieron las lagrimas y vino un ataque de ira que tumbo todos los estantes debido a que solo era otro objetivo de Lucifer.

-. ¡A cuantos vas a seguir jodiendo maldito diablo!

Grito Marcus de impotencia, inmediatamente recarga todas su armas y saca por primera vez su revolver y lo empuña con todas las fuerzas y sigue un rastro que dejo la criatura con la sangre que había en el suelo, la ira que sentía Marcus era sin igual, el dolor de la pierna era como simple cosquillas, salio de la gasolinera y empezó a correr siguiendo el rastro hasta una tienda cuando de pronto aparecen tres personas que lo rodean, eran errantes, el peor momento para que aparecieran , uno era Gloria que alzaba la mano para quitarle el alma a Marcus, cuando acerco su mano a Marcus este sintió como si algo se desprendiera de el de inmediato se percato que atrás de el había un cristal que le permitiría salir del aprieto, sacó el revolver por ser la más potente y disparo contra el vidrio, este se reventó con el impacto y el peso de su cuerpo, inmediatamente salio corriendo, velozmente atravesó la tienda hasta la entrada y salio por allí dando con la calle principal del pueblo, cuando se dio cuenta el rastro seguía por la principal y daba con un conjunto residencial que esta a dos cuadras de la tienda, Marcus determinado va hacia la residencia a darle caza al sabueso, el rastro cada vez era más pronunciado, todo el vestíbulo estaba cubierto de sangre, al parecer la criatura intento buscar una ruta por el techo, pero al final tuvo que ir por las escaleras, aprovechando esta oportunidad Marcus subió las escaleras con valentía y sigilosamente llego al piso 4 en donde termina el rastro y para su sorpresa se encontraba la criatura rasgando una puerta, este aprovecha que la criatura esta distraída, apunta con su revolver y dispara a su torso, la zona que salio desprendida del sabueso salpico todas las paredes, sin embargo la criatura ni se inmuto solo enfureciéndose, Marcus apunta su revolver al cerebro del sabueso y con eso disparo dejando inmóvil al monstruo.

-.¡Eso fue por Richard!

Abrió el cuerpo del sabueso saco el doblón junto con el corazón, saciando su ira y calmándose vio que tan solo faltaban tres doblones para salir del limbo, de pronto se acordó de las notas en el cuerpo de las victimas y reviso en el cuerpo del sabueso y consiguió un collar con una medalla en la cual había un grabado con un mensaje.

Las tres estrellas que faltan
se encuentran en las puntas de las tres
montañas, las tres montañas forman un
un tridente que no se separa, es un solo
cuerpo, cadenas, se encuentran en la punta
del tridente, al final soy como un escudo,
custodio al rey y su reino, sufrimiento causo
cuando me empuñan y cuando mis cadenas se sueltan
mis tres cabezas serpentean..

Al leer esto Marcus inmediatamente obtiene la respuesta.

-. ¡Cerbero! ¿es en serio, tengo que enfrentarme a cerbero el perro guardián del infierno? hay algo más oculto, cerca del pueblo no hay montañas, y no hay edificios lo suficientemente altos como para llamar la atención, el único sitio así es… ¡La comisaría! cerbero no es un sabueso son tres y se encuentran en las tres puntas de la comisaria, es el único sitio que tiene tres pequeñas torres.

El detective decidido a dejar el limbo sale rápidamente de la residencia antes de que el sabueso despertase, Marcus estaba totalmente dispuesto a vivir por su familia, por el y por el futuro que les ampara, cada paso que da es una puntada y un dolor de mil infiernos en su pierna, pero su determinación a volver estar con sus hijas y de regresar al lugar donde pertenece lo llevaba a nublar el dolor, la ira llenaba su corazón para llevarlo a tener que hacer lo imposible pero también lo nublaba, debido a que en donde este cerbero estarán las puertas del infierno. La comisaría queda a siete cuadras del conjunto residencial, el detective logra salir del edificio pero el único detalle es que al parecer los disparos y todo el ruido que este fue ocasionando por su arrebato de ira atrajo a espíritus errantes a la zona, en eso este solo pensaba en como evadir de forma sigilosa a los errantes sin que estos se sientan atraídos a el, lo único que encontró lógico fue entrar a un bar que queda a dos cuadras el cual este tiene una salida de emergencia por detrás de la barra. Marcus se acordó de esta salida por un caso que tuvo sobre un cliente que uso un pica-hielos para clavarlo una y otra vez en los ojos del antiguo dueño ya que este decidió insultar a la esposa del cliente, vinieron varios recuerdos a Marcus sobre cuan podrida puede ser la humanidad, el como la esposa del dueño por perder a su esposo lloraba sin parar y como el lunático justifico sus actos con una estupidez sobre el honor de su esposa, la cual estaba aprovechándose del tabernero que la veía con ojos de codicia, el dueño quería hacer justicia, solo quería proteger sus bienes, pero el egoísmo, la avaricia y la pereza del ser humano puede llegar a ser letal, con todos estos conjuntos de recuerdos amargos Marcus les dio un visto bueno al tener que supervisar ese caso… Si no fuese por ese caso no hubiese podido saber sobre esa puerta, que suerte tengo. Marcus corre hacía la puerta del bar y dos criaturas se dan cuenta de su presencia, el detective por reflejos abrió la puerta en cuestión de segundos para entrar al bar, entro, cerro y aprovecho para colocar una silla para bloquear el paso. Marcus corrió hacia la salida de emergencia, los errantes abrieron la puerta, como si el detective nunca hubiese puesto seguro y con respecto a la silla salio disparada hasta el final del bar en donde había un toca-discos, este sin pensarlo dos veces salio del bar, corrió y luego cruzo hacía la izquierda en donde se encontraba unos cuantos locales comerciales y un cinema, el detective sin dudarlo ni un minuto siguió corriendo, los entes que venían atrás de el se iban perdiendo con la distancia y la niebla, hasta que de tanto correr los dejo completamente atrás, sin darse cuenta llego a la comisaría.

-. Ah… Ah… Ah… *Jadeando* ¡Si, llegue a la comisaria! deje atrás a esos seres tenebrosos, mejor me apresuro y entro antes de que me logren alcanzar o aparezcan otros.

Marcus se percata que la comisaria es un poco distinta a los demás edificios, las otras estructuras son tal cual en el mundo real pero acá la comisaria deprendía un olor a muerte y el decorado era rojo con dorado, estos vitrales son color vino, los auténticos son azules y el decorado es en un plateado hermoso como el mismo cielo, esto solo trajo mal presentimiento al detective más no iba a permitirse echarse atrás, aunque quisiera no podría, la única manera de salir es matando a los tres sabuesos adentro de la comisaria y no encontrándose con Lucifer, cuando Marcus abre la puerta solo puede ver un vestíbulo oscuro cubierto de sangre, las paredes tenían rostros, brazos que se movían, salían gritos, lamentos de desesperación, las paredes, el techo, absolutamente todo chorreaba sangre, algunas caras y brazos lloraban sangres, otras no tenían piel mostrando al rojo vivo los nervios y venas de los músculos de los cuales salpicaban sangre, todo era un decorado ultra satánico, en cuanto el detective vio todo esto se dio cuenta que estaba en un territorio peligroso, en la zona del mismísimo diablo, en las puertas del mismísimo infierno, el detective sin dejar que esto lo abrumara decide ir a matar al primer sabueso, para llegar a la primera torre era fácil, tan solo tenía que entrar a la puerta de la derecha de la cual estaba la recepción, de allí pasar por la sala de pruebas para llegar al final de un pasillo y subir por unas escaleras oxidadas que llevan directo a la segunda planta, entrar al cuarto de limpieza y coger las llaves de las tres torres, Marcus al ver todo el escenario prefiere ir seguro y recarga su revolver, enciende su linterna y decide adentrarse, al pasar por la recepción y la sala de prueba se percata que todo esta lleno de sangre como el vestíbulo y que tenía que pisar con cuidado porque también habían rostros y brazos en el piso, por un extraño presentimiento Marcus sabía que no debía pisarlos bajo ningún motivo, este sigue avanzando apuntando, hasta llegar a las escaleras, al subir cada vez más los escalones escucha cada vez más los rugidos de los sabuesos, con mucho cuidado el detective termina de subir y llegar al cuarto de limpieza,al intentar abrir la puerta, se encontraba cerrada y con un símbolo circular en la perilla el cual se le hizo muy familiar, al detallarlo… ¡La medalla! Marcus saca la medalla y la inserta en la perilla y logra abrir la puerta, allí habían tres medallas y las tres son iguales a la que inserto en la puerta, Marcus empieza a tener un mal presentimiento, todo era como que muy conveniente, todo estaba a la mano, tampoco había que ser un genio para superar ciertos retos, solo tener la suficiente valentía, en eso el detective se da cuenta que a medida que se acerca a su cometido al igual se acerca a Lucifer y que tiene que evitar a este demonio sin duda alguna, Marcus decide poner fin a todo esto y toma las medallas y sale del cuarto de limpieza.

El pasillo se torna oscuro de pronto se volvió de noche en cuanto el detective toma las medallas, las paredes todo se volvió más tenebroso, el eco, los lamentos, los gritos resonaban por todo el pabellón, los rugidos de los sabuesos hacían vibrar las ventanas, Marcus al ver que todo va acorde a su mal presentimiento no duda en ir a su siguiente objetivo, la primera torre se encuentra encima de el específicamente la punta de la torre. Tan solo tiene que seguir subiendo escaleras y luego seguir por unos pasillos del mismo piso para llegar a las otras puntas y luego salir dejando el aliento atrás, antes que los sabuesos vuelvan a levantarse. Marcus sube las escaleras y llega al ultimo piso, cruza hacia la derecha y luego a la izquierda y se encuentra con la primera torre, Marcus va probando medalla tras medalla hasta que encajo una e intenta abrir en tan solo girar la perilla el sabueso se le fue encima con puerta y todo como si lo estuviese esperando, al estar en el piso la criatura lo rasga dos veces a Marcus no le queda otra que usar de palanca la pierna herida para lanzar al sabueso hacía atrás y poder apuntar y disparar, inmediatamente levanta y apoya la pierna y de una buena patada aparta a la criatura y dispara dos disparos con el revolver los cuales les dejan dos grandes agujeros en el cerebro del sabueso dejando unos cuantos lamentos, Marcus sin dudarlo abre a la criatura y saca el doblón… ¡tengo cuatro tan solo faltan dos! a pesar que esto vino a la mente del detective este no pudo dejar de pensar en que algo iba mal, Marcus se levanta, recarga el arma y decide ir a la segunda punta que queda a unos pocos metros y va corriendo para salir lo más pronto de allí a medida que corría y se acercaba a la punta veía que aparecían más caras y brazos de las paredes y el suelo y se le complicaba moverse era como si le quedara poco tiempo, al momento que este pensamiento cruza por la mente del detective este se apresura en llegar a la puerta, pero esta vez se pone a un costado prueba con una medalla y no es prueba con la otra y encaja gira la puerta y la criatura sale de golpe, pero esta vez este sabueso era más grande, Marcus sin dudarlo dispara dos veces y ve como se aturde la criatura pero esta no se desplomo, quedo aturdida pero enojada y va tras de Marcus, de un zarpazo tumba al detective al suelo dejando la marca de sus garras en sus ropas, Marcus apunta y cuando fue a disparar, salieron brazos del suelo que lo sostuvieron de los hombros para evitar que este dispara, pero Marcus fue más astuto y solo un brazo del arma y con el otro dio un codazo para que los brazos lo soltaran y aprovecho con su pistola y disparo a la criatura la cual dio un lamento y se desplomó al suelo, Marcus recarga su arma y se percata que son las ultimas seis balas que le quedan de revolver y que solo quedaría con la 9mm la cual era de ayuda al comienzo, pero las criaturas son más grandes y resistentes y la única manera viendo lo sucedido es que al igual que el revolver, el detective vacié todo el arma en el cráneo del ultimo de los sabuesos y eso sin incluir los otros sabuesos que están fuera de la comisaria despertando con ansias de comer carne fresca, Marcus sin dudarlo abre al sabueso y a diferencia de los otros este empezó a salpicar una gran cantidad de sangre debido a su gran tamaño, había un brazo en su estomago que sostenía el doblón, en el brazo había un escrito en forma de cicatrices.

El brazo de un ángel que se opuso al rey,
no a cualquier rey sino al de las tinieblas,
ten miedo, cuando oscurece es porque el esta
a tus espaldas, acechando, rogando a que caigas
en sus garras… En mis garras caerás detective
al igual que este ángel patético no lo olvides…

Marcus ve al brazo y se queda impresionado.

-. ¡Que diablos! se que es el mismísimo diablo pero esto es demasiado, tengo que salir de este infierno.

El detective toma el doblón sin pensarlo dos veces y se dirige a la ultima punta, al llegar abre la puerta al igual que la ultima vez pero esta vez nada sale, cuando se acerca ve a un ángel sin un brazo con el torso completamente abierto y sus tripas, órganos, sus ojos saltaban fuera de su rostro, todo se salía, habia un charco que se expandía por todo el suelo y el ultimo sabueso se estaba alimentado de el ángel como si fuese lo más deliciosos que hubiese probado, este estaba distraído y Marcus no pudo apartar la mirada de esa escena y ver a un ángel por primera vez y en esa forma, el detective se acordó de la estatua de un ángel mutilado que vio una vez en unas vacaciones no tenía brazos, en eso Marcus se despejo y apuntó al cráneo con el revolver y la linterna y se acerco un poco para poder tener un tiro certero pero, el sabueso se alerto salto hacia atrás y Marcus tuvo que ir rodeando hasta que pudo tener un campo de visión adecuado, la criatura corrió directo hacia el detective, Marcus empezó a disparar directo al cráneo vacío todo el arma de nuevo y la criatura se lanzo sobre el detective tuvo que usar todos sus reflejos para esquivar a la criatura y luego desenfundo la 9mm y empezó a disparar, la criatura se abalanzo de nuevo contra el y cuando Marcus la fue esquivar la sangre que estaba en el piso hizo que se resbalara y la criatura encajo una de sus garras en su brazo izquierdo, el detective pego la pistola en el cráneo del sabueso y disparo cuatro veces, aparto a la criatura de una patada y esta se tumbo al piso inmóvil, la garra de aquel monstruo dejo una herida en el brazo de Marcus, este no podía mover el brazo pero aun así se levanto y con su brazo derecho abrió a la criatura y saco el ultimo doblón.

Al hacer esto el se levanta sin pensarlo dos veces y sale del lugar, al salir de la comisaria ve que su automóvil esta aparcado afuera, Marcus se acerca y se monta sin dudarlo dos veces, estaba demasiado herido e ir caminando hasta la casa donde estaba la muerte no era buena idea, Marcus puede observar que las llaves están pegadas y este enciende el automóvil, arranca y va directo hacia la casa ya que la muerte estaba esperando, al llegar al lugar ve que la puerta esta abierta, cuando entra el detective pregunta por la muerte.

-. ¡Hey! muerte maníaca ¿estas en casa, donde te encuentras?

En eso una voz gruesa suena atrás de Marcus.

-. ¡Gracias Marcus, traerme hasta acá fue algo muy considerado de tu parte, traer los doblones y tu cuerpo al sitio donde esta la muerte para liberarme es algo muy tierno!.

Cuando Marcus se voltea ve a este hombre con alas con una sonrisa picara, Marcus saca su arma y en vez al hombre coloca el arma en su cabeza y le dice al hombre.

lu

-. ¡Así que tu eres Lucifer! ¿necesitas de un cuerpo para salir? pues no te la voy a dejar fácil, desde que estaba en la comisaria tuve el presentimiento de que algo así pasaría los mayores psicópatas se basan en tus creencias y créeme cuando te digo que no estoy de humor.

El hombre cambia su sonrisa a una cara completamente sería.

-. ¡Ya veo! astuto de tu parte ¿pero sera capaz de suicidarte después de todo el esfuerzo que has hecho? ¡No lo creo Marcus! ¿quieres saber porque? ¡porque eres débil y quieres vivir!

Marcus determinado le viene a la mente el ángel herido y los sabuesos que estaban cerca… Si lo hiero su sangre atraerá a los sabuesos cercanos, es un riesgo pero a pesar que el sea su comandante, son bestias hambrientas que se alimentan de forma desesperada.

-. ¡Tienes razón, soy débil! ¡Pero..! esta debilidad es tu perdición, tu destino es siempre caer, lo siento pero no tendrás mi cuerpo.

El detective dispara su arma la cual solo tiene tres balas, le da dos disparos en una pierna y otro en el pecho.

-. ¡Ahhhh! *Grito de agonía* ¡Maldito humano! ¿De verdad crees que eso me va a detener de tomar tu cuerpo?

¿Que demonios esta haciendo la muerte..? Por la mente pasan muchos pensamientos, en eso los gruñidos de los sabuesos se oyen cerca, Lucifer se empieza acercar hasta que los sabuesos llegan y están en la puerta atraídos por la sangre de Lucifer.

-. Me diste demasiada pistas por tu desespero Lucifer, el ángel que estaba en la habitación me demostró que eres tan vulnerable como yo y más ante los sabuesos, a ellos le encanta el olor a sangre y más si es de un ángel, por eso casi no me atacaron usaste el ángel de señuelo para que los sabuesos se mantuvieran a raya, por eso esperaste siempre en el auto, usaste el auto para aislarte y los sabuesos no te olieran a ti, soy un detective analizo todo a mi alrededor y tu desespero por ser libre fue tu debilidad y casi fue la mía, los sabuesos siempre fueron para proteger las puertas para que no te liberaran.

En eso Lucifer se enoja y responde a Marcus.

-. ¡Maldita sea! ¿Hasta cuando ustedes los humanos van a quitarme todo? ¡voy a matarte, vas a morir conmigo!

Marcus antes esas palabras le da una patada a Lucifer sacándolo fuera de la casa y cerro la puerta de forma inmediata, al instante aparece la muerta a su espalda.

-. ¡Dame los doblones voy a llevarte a casa rápido, el imbécil controlado por Lucifer va a por tu familia esta noche, todavía son las seis el llegara a tu hogar a las siete toma mi hombro y cierra los ojos, dame ya los estúpidos doblones!

El detective alarmado toma del hombro a la muerte, cierra los ojos y luego aparece en su casa en el mueble, cuando este se levanta piensa que todo fue un sueño pero al tratar de mover al brazo izquierdo, ve que tiene las heridas que se hizo en el limbo, este inmediatamente ve la hora del reloj y son las 6:30pm.

-. ¡Natalia, niñas! ¿donde están?

En eso la esposa del detective y las niñas bajan alarmadas y cuando ven a Marcus todo herido se acercan a abrazarlo, su esposa le pregunta.

-. ¿Que te paso, que te hicieron?

Marcus agitado por todo le dice a su esposa.

-. Tienen que moverse, tienen que ir abajo al refugio yo voy a por balas el asesino viene a por nosotros, Natalia te juro que después te explico todo pero lleva las niñas abajo.

Natalia asienta y se lleva a las niñas, Marcus va al cobertizo a buscar balas de 9mm para retener al asesino y luego despojar el alma del asesino del control de Lucifer con el frasco que le dio la muerte, en eso ve que un extraño con ganzúa intenta abrir la puerta y era el Manuel Barrero, con una mirada desviada y saca un cuchillo y trata de atacar al detective Marcus con las pocas fuerzas que le quedan le acierta un disparo en la pierna a Manuel y luego cuando este se cubre la herida Marcus se lanza sobre el y usa el frasco y le da el contenido al asesino inmediatamente este empieza a convulsionar y sale de el una especie de lombriz cubierta de sangre podrida, Marcus pisa la lombriz la mete en una bolsa y la incinera, lleva al inconsciente Manuel a la jefatura y lo apresan.

Luego de unos días Marcus le cuenta todo a Natalia, al principio Natalia no tuvo fe en lo que decía Marcus hasta que este le mostró algo, se llevo consigo dos cosas del limbo, parte de la garra de un sabueso y uno la tira de uno de los doblones, Marcus decidió trabajar solo de tarde para pasar tiempo con su familia y aprovechar todo lo que tiene a la mano para vivir.

“A veces hay que pasar por mil cosas para uno entender que hay cosas más importante que pasar mil horas en un puesto de trabajo, tenemos que saber abrir un hueco para todo, pero… lo más importante cuidarse de las garras de Lucifer el va a querer hacer que nos descuidemos, nosotros somos más fuertes que el”

“¡Espero que les halla gustado! ¡este es un cuento de terror con un poco de acción! estoy intentando variar para no solo publicar el típico cuento de la monja, payaso, demonio y fantasma que acosa en las noches”

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (19 votos, resultado: 9,79 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por JEAN PAUL ALEXANDER GUEVARA

Te Recomendamos: