Historias Reales de Horror

Una anécdota inexplicable – Historias reales de fantasmas II

Creo en los fantasmas y quería compartir una de mis experiencias que me hacen creer. Esto sucedió hace muchos años, si mal no recuerdo en 1990. En ese entonces tenía 18 años. Contaba con el típico grupo de amigos en el que todos nos reuníamos y bebíamos, jugábamos, nos burlábamos los unos de los otros, hacíamos tonterías normales de jóvenes.

Bueno, una noche, uno de nuestros amigos decidió dar una fiesta en el centro. Se trataba de la parte más antigua de la ciudad y el punto de reunión, era una casa que todo el mundo comentaba que estaba embrujada. Los dos tipos que vivían allí contaban muchas anécdotas acerca de las cosas raras que sucedían. Objetos que salían volando de los estantes. Personas que recibían golpes en el pecho con monedas de diez centavos, cuando salían al jardín para orinar en medio de la noche, etc. La historia más macabra de todas, era la dos hombres homosexuales habían vivido allí hace algunos años. Un día, uno llegó a casa y atrapó al otro en la cama engañándolo con un sujeto, y lo apuñaló hasta matarlo.

Típico cuento de lugar encantado, ya sabes.

Así que estábamos allí bebiendo, pasándola bien. Aunque en el fondo de nuestras mentes nos habíamos asustado por los rumores sobre la casa, los inquilinos nos aseguraron que rara vez ocurría algo malo cuando había un grupo grande de personas presente. Todavía recuerdo sentirme un poco nervioso. Probablemente había ocho de nosotros reunidos allí. Bebiendo y perdiendo el tiempo en la cocina. Jugando alrededor de una gran mesa. Más allá, había una enorme puerta de madera vieja que ya no se utilizaba. Al parecer habían hecho una remodelación en la casa hacía tiempo, dejándola inservible, por lo que ya nadie la abría para nada.

En un momento dado de la velada, alguien se enojó con alguien más y trató de darle por su lado.

—Lo que sea, maricón —dijo, con cierta molestia.

Era una frase de broma, aunque con cierta intención de insultar. Lo que ocurrió a continuación nunca lo olvidaré mientras viva.

De pronto todos nos quedamos callados. Un escalofrío recorrió la habitación, incomodándonos. No había bajado temperatura, pero experimentamos una sensación extraña y la mayoría de nosotros nos miramos sin dejar una palabra. Entonces la vieja puerta de madera se abrió, haciendo mucho ruido. Se abrió muy lentamente, como si alguien invisible la estuviera empujando desde el otro lado, haciendo crujir las bisagras. Se quedó abierta de par en par por un segundo. Y luego se cerró con un portazo tan fuerte, que todos gritamos y empezamos a salir de la habitación.

Huimos corriendo de la casa y hubo un par de chicas que se negaron a volver. Me alegré mucho de estar afuera, aunque tuve que desempeñar el papel de macho al ser el mayor.

Algunos de los chicos murmuraban cosas como, “te lo dije, algo malo pasa en esa casa”.

Nunca volví a ese lugar.

Esta historia fue publicada originalmente en Reddit, por el usuario djwild5150.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (9 votos, Calificación: 9,22 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC